Diferencia entre intolerancia y alergia alimentaria

  • Las alergias alimentarias son reacciones inmunológicas generalmente mediadas por anticuerpos (IgE).
  • Las intolerancias alimentarias pueden deberse a un mecanismo farmacológico, metabólico, mixto o idiosincrático, pero no inmunológico.
  • Las alergias más comunes en los bebés son a las proteínas del huevo, el pescado y la leche.
  • La intolerancia alimentaria más frecuente y conocida es la intolerancia a la lactosa.

Las reacciones adversas a alimentos (RAA) se definen como cualquier respuesta clínicamente anormal que pueda atribuirse a la ingestión, contacto o inhalación de un alimento, de sus derivados o de algún aditivo que contengan, cuyo mecanismo puede tener, o no, un componente inmunológico [1].


Diferencia entre alergia e intolerancia

Las alergias alimentarias son las reacciones adversas a alimentos de tipo inmunológico que pueden o no estar mediadas por anticuerpos (IgE). Las manifestaciones de las alergias dependen del grado de activación inmunológica que origine el alimento alérgeno y pueden dar lugar a dos tipos de síntomas [1]:

  • Los de daño local, son los que se producen a nivel digestivo y pueden causar náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea…
  • Los sistémicos, son los que se producen a nivel cutáneo, respiratorio o cardiovascular y puede causar congestión, asma, dermatitis, urticaria, hipotensión, paro cardiaco…

Por su parte, las intolerancias alimentarias son normalmente más comunes y son reacciones no inmunológicas. Estas se pueden dar por trastornos metabólicos, como la deficiencia de la enzima lactasa, por agentes farmacológicos que se puedan liberar por los alimentos o por causas desconocidas.

Sin embargo, al contrario que pasa en las alergias, la intensidad de la sintomatología depende de la dosis, y hay casos en los que una dosis muy pequeña no causa síntomas [1].


Incidencia

Teóricamente, cualquier alimento puede causar una reacción alérgica, sin embargo, son 8 los alimentos responsables de más del 90% de las alergias: leche, huevo, soja, trigo, cacahuetes, nueces, pescado y mariscos [2].

Aunque la incidencia real de alergias alimentarias es desconocida debido a la falta de estudios epidemiológicos al respecto, la prevalencia en niños se estima que está entre un 5-7% [2].

En España, la alergia alimentaria más frecuente en los niños menores de 5 años es a las proteínas del huevo (34,4%), seguida por la alergia a las proteínas del pescado (30,4%) y, en tercer lugar, a las de la leche de vaca (24,5%) [3].


Tratamiento

Para tratar estas reacciones adversas a alimentos es importante eliminar los alimentos o agentes que las causen. No hay un tratamiento específico que vaya a eliminar la alergia para siempre, por ello, lo que se recomienda hacer es eliminar el alimento causante de los síntomas. Sin embargo, se recomienda ir haciendo reevaluaciones anuales, supervisadas y controladas desde el ámbito médico, ya que hay niños que pueden terminar sus alergias o adquirir tolerancia a estos alimentos. [3].

En el caso de las intolerancias, actualmente existen algunos tratamientos farmacológicos que consisten en la administración de las enzimas ausentes para facilitar la adecuada digestión, absorción y metabolización de las sustancias causantes de la intolerancia. Estos tratamientos deben ser siempre individualizados y bajo prescripción de un profesional sanitario. [1]

En la última guía sobre alimentación complementaria publicada en 2017 por la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN), se destaca que, al contrario que lo que se recomendaba antes, la introducción temprana (entre los 5-11 meses de edad) de dichos alimentos en un podría incluso proteger del riesgo de padecer la alergia alimentaria [1].

La industria de alimentación infantil está respaldada por equipos de expertos en nutrición que se esfuerzan por conseguir el correcto crecimiento y desarrollo de los niños mediante una adecuada alimentación.


AVISO IMPORTANTE: La lactancia materna es el mejor alimento para el bebé. Te recomendamos que consultes con un profesional de la salud sobre el cuidado y la alimentación de tu hijo.


[1] Ruiz JG, Palma S, Pelegrina B,López B, Bermejo LM, Cómez C. Una visión global de las reacciones adversas a alimentos: alergia e intolerancia alimentaria. Nutr. Hosp. 2018,35.

[2] F. Álvarez Berciano, F. Álvarez Caro. Reacciones adversas a alimentos e historia natural de la alergia alimentaria en la infancia.

[3] Rossel M, Araya M. Alergia alimentaria en la infancia. Revista medica clínica las condes. 2011;22(2): 184-189.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *