Raquitismo en bebés

  • El raquitismo es una enfermedad causada por falta de vitamina D, calcio y fósforo.
  • Para prevenir las deficiencias de vitamina D y calcio hay que asegurarse que reciban una correcta exposición solar y, además, sigan una dieta equilibrada [2].
  • Es común que se manifieste en periodos de crecimiento rápido, sobre todo entre los 6 meses hasta los 3 años de edad.


Raquitismo en bebés

El raquitismo es una enfermedad causada por falta de vitamina D, calcio y fósforo. Este déficit conlleva un retraso en el desarrollo óseo y como consecuencia, hay un reblandecimiento, deformación y debilidad de los huesos. [1]

Es muy común que esta condición se manifieste en periodos de crecimiento rápido, sobre todo entre los 6 meses hasta los 3 años de edad. Esto se debe a que las necesidades de calcio y fósforo en este periodo son muy demandantes y la exposición al sol suele ser insuficiente. [2]


¿Qué niños son más propensos a tener raquitismo?

  • Niños menores de 1 año.
  • Hijos de madres con déficit de vitamina D durante el embarazo.
  • Niños con la piel oscura.
  • Bebés que nacen en invierno, ya que la exposición al sol es menor.
  • Niños que padecen ciertas enfermedades renales, hepáticas y/o crónicas digestivas.
  • Niños que viven en climas con poca exposición a la luz solar.
  • Niños nacidos con bajo peso o prematuros, ya que tienen una mayor dificultad para absorber y utilizar los nutrientes necesarios para un crecimiento adecuado.  
  • Tratamiento con algunos medicamentos (antibióticos y antiepilépticos).
  • Niños alimentados con lactancia materna exclusiva sin recibir suplemento vitamínico. [2]


¿Cómo se diagnostica?

Ante la sospecha de que el niño padezca raquitismo, lo primero que habría que evaluar es la historia clínica: tipo de alimentación, tiempo de exposición solar, existencia de enfermedades y si existe alguna administración de medicamentos.2Asimismo, se tendría que realizar una serie de exámenes físicos (radiografías y análisis de sangre)para evaluar las alteraciones óseas y los niveles de vitaminas/minerales. [3].

Además, la existencia de ciertos síntomas que pueden facilitar el diagnóstico [1] [2] [3].

  • Arqueamiento de los huesos de las piernas (más común)
  • Retraso del desarrollo psicomotor, el crecimiento y la dentición.
  • Alteraciones en el esmalte y la erupción de los dientes.
  • Deformidades craneales.
  • Deformaciones esqueléticas.
  • Sensibilidad y dolor de huesos.
  • Aumento de fracturas óseas.
  • Dolor, calambres y debilidad muscular.
  • Baja estatura.


¿Cómo se trata?

Principalmente, hay que asegurarse de que se cumplan los requerimientos de vitaminas y minerales, ya sea a través de suplementos o alimentos ricos en vitamina D (pescado, hígado y productos lácteos).Asimismo, los pediatras darán pautas en cuanto a la dosis necesaria de vitamina D, fósforo y calcio que se tendrán que consumir para evitar tanto carencias como excesos. [1].

En caso de que existan deformaciones en los huesos (ejemplo muy común: piernas arqueadas), el pediatra podría sugerir el uso de un aparato ortopédico especial con el objetivo de conseguir una buena postura y corregir y posicionar el cuerpo de manera correcta a medida que los huesos crecen. Sin embargo, deformaciones óseas más graves podrían requerir de intervención quirúrgica. [1]


¿Cómo se puede prevenir?

Para prevenir las deficiencias de vitamina D y calcio hay que asegurarse que, tanto la madre como el bebé, reciban una correcta exposición solar y, además, sigan una dieta equilibrada rica en ambos nutrientes [2].

Además, los niños que son alimentados con leche materna exclusiva deberán de recibir aproximadamente 400 UI al día de vitamina D y, además, la madre deberá de tomar al menos 600 IU/día. [3] Sin embargo, esto no será necesario en aquellos bebés con lactancia de fórmula que tomen más de 1L/día [1].

Es muy importante siempre acudir a un pediatra para que nos paute las dosis necesarias para evitar tanto un déficit como un exceso.

En este contexto, la industria de alimentación infantil ofrece productos formulados específicamente para esta condición. Así, esta industria, gracias al desarrollo e innovación que realiza, permite que se pongan a disposición multitud de productos con una composición nutricional adecuada a cada condición con la finalidad de prevenir cualquier tipo de carencias nutricionales.


AVISO IMPORTANTE: La lactancia materna es el mejor alimento para el bebé. Te recomendamos que consultes con un profesional de la salud sobre el cuidado y la alimentación de tu hijo.


[1] “Raquitismo.” MedlinePlus, U.S. National Library of Medicine, https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000344.htm  Date Accessed (11/05/2021)

[2] “Raquitismo.” EnFamilia AEP, Asociación Española De Pediatría, 8 July 2014, https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/raquitismo

[3] “Deficiencia De La Vitamina D y El Raquitismo.” HealthyChildren.org, American Academy of Pediatrics, 8 June 2020, https://www.healthychildren.org/Spanish/healthy-living/nutrition/Paginas/Vitamin-D-Deficiency-and-Rickets.aspx


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *