Consumo de pescado en la población infantil: importancia y riesgos (mercurio)

  • El pescado es un alimento muy completo que aporta numerosos nutrientes como proteínas de alto valor biológico, vitaminas, como la A y la D, minerales, como el calcio, el fósforo y el magnesio, y ácidos grasos omega-3 y omega-6.
  • Sin embargo, hay algunos pescados como el pez espada, el atún rojo, el tiburón o el lucio para los que hay que limitar su ingesta en los niños y en mujeres gestantes o lactantes ya que contienen mercurio, un contaminante medioambiental. El mercurio afecta en especial a los bebés cuando se encuentran en el útero materno y a los niños en sus primeros años de vida, ya que puede afectar a su desarrollo.
  • La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda, en las mujeres embarazadas y en lactancia, y en los niños menores de 10 años, evitar el consumo de los pescados con alto contenido en mercurio, y el consumo de 3-4 raciones/semana de las especies de pescado con bajo y medio contenido en mercurio.


El pescado es un alimento muy completo tanto por la cantidad como por la calidad de los nutrientes que aporta. Contienen proteínas de alto valor biológico con una digestibilidad superior al 80%. Una ración de 100 g de pescado aporta más del 50% del requerimiento de proteínas diario recomendado por la FAO. Además, contiene vitaminas entre las cuales destacan las liposolubles, como la A y la D, y son una buena fuente de minerales como el calcio, el fósforo y el magnesio. Su contenido en grasas varía de un pescado a otro, pero en general contienen grandes cantidades de ácidos grasos omega-3 y omega-6 [1] [2].


Importancia del pescado en los niños

El consumo regular de pescado es muy importante en los niños ya que es una gran fuente de nutrientes. Como hemos visto, aportan ácidos grasos poliinsaturados omega-3, especialmente relevantes para los niños, por ejemplo, el ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo visual normal de los niños hasta los 12 meses de edad y la ingesta materna de este DHA contribuye al desarrollo normal del cerebro y de los ojos del feto y del lactante alimentado con leche materna [2] [3].

El pescado es imprescindible en la población infantil, en cambio, muchas veces no se consume lo que se debería ya que su disponibilidad suele ser más escasa que la de la carne, suele ser más caro, y, los niños lo aceptan peor, por su olor y sabor fuertes y las espinas. Sin embargo, hay algunos pescados para los que hay que limitar su ingesta en los niños y en mujeres gestantes o lactantes ya que contienen mercurio por la contaminación del mar [2].


Riesgos del mercurio

El mercurio es una sustancia que puede aparecer en productos de pesca por contaminación medioambiental y puede ser tóxico para los humanos.  La cantidad de mercurio que hay en los peces varía dependiendo del tipo de pez. Los que más cantidad suelen tener son los depredadores, los más grandes y los más longevos como el pez espada, el atún rojo, el tiburón o el lucio. El mercurio afecta en especial a los bebés cuando se encuentran en el útero materno y a los niños en sus primeros años de vida, ya que puede afectar a su desarrollo. El mercurio puede aparecer de formas diferentes, en pescados se suele encontrar principalmente como metilmercurio, pero todas son tóxicas y pueden causar problemas en el sistema nervioso, digestivo, inmunológico, pulmones, riñones, piel y ojos [4] [5].[6]

Teniendo en cuenta el peligro del mercurio, desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) se han emitido recomendaciones sobre su consumo. Hay que evitar el consumo de los pescados con alto contenido en mercurio en las mujeres embarazadas y en lactancia, y en los niños menores de 10 años. Sin embargo, de las especies de pescado con bajo y medio contenido en mercurio se recomienda tomar 3-4 raciones por semana tanto en niños como en mujeres gestantes y lactantes. Aun así, en los bebés, el pescado blanco se suele introducir en la alimentación a los 9-10 meses y el pescado azul a partir de los 15-18 meses [4] [6].

La industria alimentaria infantil está respaldada por equipos de expertos que trabajan para conseguir una adecuada y completa alimentación en cada etapa del niño para su correcto crecimiento y desarrollo.


AVISO IMPORTANTE: La lactancia materna es el mejor alimento para el bebé. Te recomendamos que consultes con un profesional de la salud sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo.


[1] Izquierdo P, Torres G, Barboza Y, Márquez E, Allara M. Análisis proximal, perfil de ácidos grasos, aminoácidos esenciales y contenido de minerales en doce especies de pescado de importancia comercial en Venezuela. Archivos latinoamericanos de nutrición. 2000;50(2)

ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0004-06222000000200013&script=sci_arttext&tlng=pt

[2] Blesa LC. La importancia del pescado en la alimentación infantil. Familia y salud. 2017.

https://www.familiaysalud.es/vivimos-sanos/alimentacion/los-alimentos/la-importancia-del-pescado-en-la-alimentacion-infantil

[3] REGLAMENTO (UE) No 440/2011 DE LA COMISIÓN de 6 de mayo de 2011 sobre la autorización y la denegación de autorización de determinadas declaraciones de propiedades saludables en los alimentos relativas al desarrollo y la salud de los niños.

[4] Comité de alimentación infantil y lactancia materna. Mercurio en el pescado. AEP. https://www.aeped.es/sites/default/files/cailm_recomendacionesaecosan_mercurio.pdf

[5] OMS. Mercurio. https://www.who.int/ipcs/assessment/public_health/mercury/es/

[6] AESAN. RECOMENDACIONES DE CONSUMO DE PESCADO POR PRESENCIA DE MERCURIO. https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/publicaciones/seguridad_alimentaria/RECOMENDACIONES_consumo_pescado_MERCURIO_AESAN_WEB.PDF?_ga=2.37847463.56696060.1612256081-1025128436.1612256081

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *